#Entrevistas #AutoresAlmas

#EntrevistasRealizadasPorAlmasYLetras

Isabella Abad




AYL: —¿Qué te motivó a escribir y cuándo comenzaste? 
IA: Escribo desde que tengo memoria, aunque no con objetivos de publicación. Siempre lo consideré como una actividad de catarsis, de alguna manera drenar mi imaginación y mis sensaciones. La publicación se dio en forma natural, una vez que encontré los canales adecuados. Hace cuatro años desde entonces y no hay vuelta atrás, ha sido como encontrarme, meterme de lleno en un mundo que adoro. 
AYL: ¿Qué género literario es tu favorito y si todas tus novelas pertenecen a ese mismo género? 
IA: Soy muy ecléctica y leo desde novela negra, fantasía, ensayos históricos hasta el romance. Escribo novela romántica, impregnada de actualidad o historia, ya que la docente de Historia que soy, además, me hace tratar de complejizar todas las tramas y enriquecerlas. Siempre busco que haya aventura, algún misterio, algo más que le dé peso a la trama. 
AYL: —¿Te consideras una lectora compulsiva o solo escribes? 
IA: Soy una lectora compulsiva, en muchos casos constreñida por el tiempo a leer lo disciplinar de la Historia, por los requerimientos de mi otra profesión. No hay disfrute mayor que la compañía de un buen libro y entrar en el mundo que este crea, por lo que trato de tomarme semanalmente algunas horas para leer alguna novela, parte de ella, fragmentos. 
AYL: —¿Crees que es importante leer? 
IA: Es absolutamente fundamental, aunque parezca de un absolutismo cerrado. Leer enriquece, abre la mente y el espíritu, alegra o entristece, pero siempre provoca. Leer nos conecta con los otros, contemporáneos o no, nos hace saber que otras realidades son posibles. Nos hace soñar. Uno no puede obligar a nadie a hacerlo, pero es tan lindo provocarlo, sugerirlo, fomentarlo. 
AYL: —¿No te interesa publicar con alguna editorial? (En caso de no haberlo hecho, claro). 
IA: Tengo una novela publicada en formato de coedición. Me gustaría tener la oportunidad de publicar con alguna editorial tradicional alguna vez, como una experiencia. De todas maneras, la auto publicación tiene ese gustito a independencia y control de lo propio que es difícil de alcanzar de otra forma, me temo. En todo caso, sería interesante extender mis novelas desde el formato papel, pues mucha gente lee de esa forma en exclusividad. 
AYL: —¿Pensaste en la posibilidad de traducir tus novelas al inglés o cualquier otro idioma? 
IA: He utilizado la plataforma BabelCube y uno de mis libros está traducido al francés y al italiano. Tuve muy linda experiencia con el traductor, que fue muy cuidadoso y amable. La falta de dominio del mercado y las posibilidades limitadas de promoción en otro idioma son aspectos que complejizan lograr buenos resultados. Al menos en mi caso, así ha sido. 
AYL: —¿Qué se va a encontrar un lector a la hora de adquirir una novela de las tuyas? 
IA: Historias con protagonistas fuertes, personajes femeninos empoderados o en busca de su camino. Contextos cuidados e investigados para asegurar congruencia. Aventuras y mucho romance. 
AYL: —¿Cómo definirías tus libros? 
IA: Mis libros son historias que alientan a la imaginación y entretienen, a la par que enseñan. Siempre, detrás de cada uno, he buscado brindar una experiencia de lectura amena, con lenguaje cuidado, con escenarios de maravilla, que cuentan tradiciones, que muestran la cultura. Pero no son enciclopedias, claro, jaja. Mucha ficción histórica o contemporánea. 
AYL: —¿Qué buscas como escritora? 
IA: Expresarme. Contar historias que gusten y trasciendan. Llegar a los lectores y provocarles horas de disfrute. 
AYL: —¿Dónde podemos encontrar tus novelas? 
IA: La plataforma Amazon es el lugar donde están todas las novelas. También algunas están en Kobo, Barnes and Nobles, etc. Mi página de autor en la primera de las mencionadas da la entrada para conocerlas: amazon.com/author/isabellaabad
Por otro lado, tengo un blog donde también pueden encontrar mis novedades y links, así como leer primeros capítulos de mis escritos: abadisabella.blogspot.com
AYL: —¿Qué hay que hacer para ser escritor? 
IA: Escribir, editar, reescribir. Investigar mucho: contextos, escenarios, culturas. Definir tramas y personajes con cuidado. Leer, leer y leer. Aceptar consejos bienintencionados y oportunos. Conversar con colegas y pares. 
AYL: —Proyectos para este año 2019 en cuanto a publicaciones. 
IA: Estoy trabajando en una serie de ficción histórica contextualizada en Escocia, de la que se han publicado dos novelas y tengo pendientes las dos restantes. Estoy en la fase de investigación actualmente.

Isabella Abada
Mayo 2019


María N. Mera

Resultado de imagen de maría n mera



AYL: —¿Qué te motivó a escribir y cuándo comenzaste?

MNM: Un email de mi hermana pequeña en el que me decía que había soñado que escribía una novela…. ¿Y por qué no? —me dije—, al fin y al cabo mi hermana siempre ha sido un poco bruja.

AYL: ¿Qué género literario es tu favorito y si todas tus novelas pertenecen a ese mismo género? 
MNM: Lo que más me gusta es la mezcla de géneros, me gustan todos menos el terror y la novela erótica. Mis libros son románticos y tienen subgéneros (juvenil, fantasía, misterio, depende de la saga)
AYL: —¿Te consideras una lectora compulsiva o solo escribes?
MNM: soy una lectora digamos permanente, no soy compulsiva, simplemente necesito leer para ser feliz. 
AYL: —¿Crees que es importante leer?
MNM: Importantísimo, es la mejor forma para desconectar y al mismo tiempo ejercitar la mente, la imaginación. 
AYL: —¿No te interesa publicar con alguna editorial? (En caso de no haberlo hecho, claro).
MNM: A estas alturas estoy contenta con amazon, solo me lo plantearía si viniera a buscarme una de las importantes, y digo viniera, ya que es la única forma de conseguirlo (ya se sabe) y aun así lo pensaría mucho, ya que para mí lo más importante son los derechos audiovisuales. 
AYL: —¿Pensaste en la posibilidad de traducir tus novelas al inglés o cualquier otro idioma?
MNM: Me encantaría, pero que lo haga Planeta cuando venga a hablar conmigo 
AYL: —¿Qué se va a encontrar un lector a la hora de adquirir una novela de las tuyas?
MNM: Por lo general, amor (de todos los tipos), sorpresas (muchas), humor (eso dicen), tal vez en algunos momentos lo pase un poco mal e incluso quiera matarme (no voy a ser spoiler), pero te prometo que merecerá la pena. 
AYL: —¿Cómo definirías tus libros?
MNM: No son típicos (o al menos quiero creerlo).
AYL: —¿Qué buscas como escritora?
MNM: Sorprenderme, divertirme, evadirme, reír, llorar, lo mismo que intento hacer con mis lectores.
AYL: —¿Dónde podemos encontrar tus novelas?
MNM: ¿No os he hablado de Amazon? Pues ahí están, todas en Kindle Unlimited y una gratis con prime Reading. 
AYL: —¿Qué hay que hacer para ser escritor?
MNM: Leer, escribir, tener historias interesantes que contar, e intentar mejorar con la experiencia. Ah…, y ser original. 
AYL: —Cuéntanos algo de tus novelas.
MNM: Solo son aptas para los amantes de las sagas románticas - Saga Ojos de gata (4) y Mas q. un amor de verano (3). 

Solo apto para quienes aprecien una bonita y diferente historia de amor juvenil (Fran o francesca) y si aprecia el buen vino mejor todavía. 

Solo apto para amantes del misterio y el amor, una historia a caballo entre el pasado (Santander, 1936-37) y el presente (Madrid, 2008). Las palabras de sus ojos 

Próximo Premio Literario de Amazon… El nombre de los caballos. 

Posible sinopsis:

Soy Héctor Dekker. 
Soy veterinario de caballos de carreras del hipódromo de la Zarzuela de Madrid. 
Parece que soy el principal sospechoso del asesinato de mi amigo y colega Jose Galiano, preparador de caballos de la cuadra de Luis Amador. Yo soy el veterinario de sus caballos. 
Al principio pensaba que aquel día estaba en el lugar y momento inadecuados, pero estoy empezando a comprender que me han tendido una trampa. 
La inspectora Aguilera de la policía judicial lleva mi caso. Parece bastante profesional, pero creo que va un podo desencaminada si cree que yo maté a mi amigo Jose, de modo que no tendré más remedio que ponerme a investigar por mi cuenta. Si esto se complica, tengo la suerte de poder contar con la ayuda de mi único hermano Eric, un abogado criminalista de gran reputación. A mi padre, magistrado retirado, no le vendría mal distraerse, desde que perdimos a mi madre hace unos meses, no hace otra cosa más que buscar excusas para quejarse del vecino y de su “maldito perro” que vive solo para intentar colarse en nuestro jardín y comerse a grisín, el gato de mi padre. 
A todo esto… ¿os he dicho que la inspectora, a pesar de no ser mi tipo de mujer y no ser guapa (al menos a simple vista), despierta todas las células de mi cuerpo? Y es curioso, porque no le pega su nombre y los nombres son muy importantes para mí (ya me iréis conociendo). 

AYL: —Proyectos para este año 2018 en cuanto a publicaciones.
MNM: En Julio publicaré, El nombre de los caballos, una mezcla de novela negra y romántica que espero publicar en el siguiente Premio literario de Amazon.


María N. Mera
Abril 2019



Maribel Fernández Cárcel




AYL: —¿Qué te motivó a escribir y cuándo comenzaste?
MFC: Me gustaba mucho el cine, y como por aquellos años no había dinero para distracciones (tenia 10 o 11 años) me surgió la idea de escribir cuentos y venderlos a peseta.
AYL: —¿Qué género literario es tu favorito y si todas tus novelas pertenecen a ese mismo género?
MFC: Mi género literario siempre ha sido de todo un poco, hasta que empecé a perder vista. Aunque me quedo con la histórica o ficción histórica. Este último es el género al cual pertenecen mis novelas
AYL: —¿Te consideras una lector/lectora compulsivo o solo escribes?
MFC: Me gustaría leer, pero por desgracia no puedo forzar la vista, aunque me permite escribir algo más.
AYL: —¿Crees que es importante leer?
MFCSí, es muy importante. La riqueza literaria se saca de ahí, de la lectura.
AYL: —¿No te interesa publicar con alguna editorial? (En caso de no haberlo hecho, claro).
MFCNo, no me interesa, porque pienso que reducirían mucha la temática de mi novela y en ella están reflejados mis sentimientos.
AYL: —¿Pensaste en la posibilidad de traducir tus novelas al inglés o cualquier otro idioma?
MFCSí, si lo he pensado. Lo consulté y me pareció muy caro. No entra dentro de mis posibilidades económicas.
AYL: —¿Qué se va a encontrar un lector a la hora de adquirir una novela de las tuyas?
MFCEl lector va a encontrar esa parte de la historia de esa España, de color gris, que hubo en la dictadura franquista y que por desgracia la viví yo misma con todas sus consecuencias
AYL: —¿Cómo definirías tus libros?
MFCMis libros son trozos de la España vencida. Del caciquismo, el poder y la iglesia. La humillación y la sumisión.
AYL: —¿Qué buscas como escritor/ra?
MFCLo único que busco es que algún día mi esfuerzo sea reconocido.
AYL: —¿Dónde podemos encontrar tus novelas?
MFCEn amazon
AYL: —¿Qué hay que hacer para ser escritor?
MFCEscribir con el alma. Que sientas todos tus personajes como si fueras tú mismo
AYL: —Cuéntanos algo de tus novelas.
MFCMis novelas están dentro del género  Ficción-histórica. Está  ambientada en la posguerra civil española con pinceladas de esta. Del lado del vencido, el republicano, surge esta historia. En ella resalto la vida de estos personajes en la más absoluta miseria y como esto no será una traba para disfrutar de los pocos días felices que hay en sus vidas.
En medio de tanta miseria hay una historia de amor entre dos clases sociales muy diferentes. Ambos personajes tendrán que ir saltando obstáculos para poder salvar su amor.
La historia se desarrolla en escenarios naturales, en Vilches (Jaén) que es el pueblo en el que nací y que tuve que dejar cuando emigramos a Cataluña. Aunque a partir del cuarto tomo la historia se desarrolla en Barcelona.
AYL: —Proyectos para este año 2019 en cuanto a publicaciones.
MFCEn verano (2019) saldrá el cuarto volumen, que se llamará "La tierra prometida" Si mi vista me lo permite continuaré con la saga, hasta que me diga, basta. Tengo pensado llegar a los ocho volúmenes, pero no depende de mí.

Muchas gracias por la entrevista, Almas y Letras.
Maribel Fernández Cárcel

Marzo 2019


Míriam Martínez




AYL: —¿Qué te motivó a escribir y cuándo comenzaste?
MM: Haciendo un uso estricto de la verdad, empecé a escribir porque con siete años de edad —un año arriba, uno abajo— vi, algo así como si soñara despierta, mi nombre en letras de imprenta. Con el transcurrir de los años en ocasiones me asaltaba el recuerdo de dicha imagen, y en un intento de darle significado lo traduje como que "algún día sería escritora". Y esta es la verdad más verdadera. Ahora bien, como matiz añadir que desde bien pequeña me agradó escribir: ya con seis años escribía poesías y cuentos (o lo que buenamente pueda entenderse por "poesías" y "cuentos" a tan corta edad), y lo cierto es que gané varios certámenes literarios escolares, amén de alguno que otro a nivel autonómico y nacional de poesía. Por lo tanto, comencé a escribir casi al mismo tiempo que aprendía a leer (en realidad lo de aprender a leer fue un par de años antes), si bien mi primera novela la comencé con 27 años de edad, siendo a partir de entonces cuando me tomé más en serio mi sueño de ser escritora.
AYL: —¿Qué género literario es tu favorito y si todas tus novelas pertenecen a ese mismo género?
MM: Mi género literario favorito es el suspense, sobre todo el psicológico, el misterio, el policíaco, asimismo me gusta la literatura intimista, algo de histórica y fantástica, y algo de romance. Lo cierto es que soy bastante ecléctica en lo que a los gustos literarios se refiere, pese a, lógicamente, tener mis preferencias. Como fuere, hay novelas que me fascinan al margen de si el peso de la trama recae más en un género u otro.
Mis tres novelas pueden englobarse dentro del suspense psicológico, algo de realismo mágico y de paranormal, y en el policíaco. Ahora bien, me gustaría ser capaz de poder escribir fantasía, histórica, etc., más adelante. Es decir, estar abierta a entenderme con cualquier tipo de género y trama. Ya veremos si seré capaz ;).
AYL: —¿Te consideras una lectora compulsiva o solo escribes?
MM: Me considero una lectora promedio, no compulsiva. Pero lo cierto es que de tres años a esta parte, aproximadamente, leo mucho más que antes.
AYL: —¿Crees que es importante leer?
MM: Como escritora, importante no, importantísimo. Lo considero fundamental a fin de enriquecer la propia técnica y adoptar tablas como escritor. Como lectora, animo a todos a sumergirse en el precioso hábito de la lectura (claro que esto no sé si lo digo más como escritora que como lectora ;) ).
AYL: —¿No te interesa publicar con alguna editorial? (En caso de no haberlo hecho, claro).
MM: Claro que me interesa publicar con una editorial pero tradicional, lo cual no es sencillo precisamente. Todo se andará, no obstante. Soy una persona optimista, que tiene fe, casi ciega, en sus sueños.
AYL: —¿Pensaste en la posibilidad de traducir tus novelas al inglés o cualquier otro idioma?
MM: ¡Sí!!! De hecho, lo considero súper importante con el fin de llegar a más lectores. Lo tengo como proyecto futuro a medio plazo.
AYL: —¿Qué se va a encontrar un lector a la hora de adquirir una novela de las tuyas?
MM: Historias dotadas de personajes que suponen el principal punto fuerte de la trama, esto es: provistas de mucho diálogo, donde el peso principal de la historia recae en la personalidad de los personajes y en las relaciones que establecen entre ellos. Son novelas, así pues, de suspense psicológico, intimistas también, con tintes de policíaca, paranormal y realismo mágico, y asimismo con tintes de romance.
AYL: —¿Cómo definirías tus libros?
MM: Como novelas psicológicas y de suspense, con tintes mágicos, policíacos y románticos.
AYL: —¿Qué buscas como escritora?
MM: Tal como respondí en una entrevista tiempo atrás: llegar a la biblioteca de muchos lectores, ya sea ésta virtual o física. En resumen: disfrutar tanto como pueda de la literatura y poder dedicarme a ella en exclusividad profesionalmente hablando.
AYL: —¿Dónde podemos encontrar tus novelas?
MM: En estos momentos mis novelas están disponibles en Amazon, Google Play Libros y Rakuten Kobo, en formato digital. Como proyecto a corto plazo tengo el publicarlas en papel.
AYL: —¿Qué hay que hacer para ser escritor?
MM: Tener una historia que contar, dejarse el corazón y la cabeza en escribirla lo mejor posible dentro de las propias posibilidades y, al mismo tiempo, leer mucho para mejorar la técnica. Creo que esos son los tres pilares fundamentales. Como plus añado: perseguir los sueños.
AYL: —Cuéntanos algo de tus novelas.
MM: Con el ánimo de no extenderme demasiado diré que si bien las tres podrían constituir una trilogía al final, dado el giro que tomó la trama de cada una de ellas, el narrador empleado y que las tres son historias autoconclusivas, opté por presentarlas como historias de trama independiente. Ahora bien, El juego de los videntes (2016) y El psiquiatra de sueños lúcidos (2017) sí se asemejan más a una bilogía. Ana Alcobas y Fausto Pietralunga son los protagonistas de las tres. Como ya he dicho, son historias dotadas de mucho suspense y… más o menos hasta aquí puedo leer ;).
AYL: —Proyectos para este año 2018 en cuanto a publicaciones.
MM: He iniciado ya mi cuarta novela, pero no sé si la tendré terminada para este 2018.
Muchas gracias por la entrevista, Almas y Letras.
Míriam Martínez
Junio 2018


Merche Maldonado





AYL: —¿Qué te motivó a escribir y cuándo comenzaste?
Merche M.: Debido a la crisis, cuando tenía cuarenta y cinco años, han pasado seis, dejé de trabajar en la asesoría donde estuve veintitrés años. Al no encontrar otro empleo me aficioné a escribir relatos, para luego publicarlos en mi blog: https://merchemaldonado.info/ Un día una amiga me preguntó: ¿Por qué no escribes un libro? Y así lo hice.
AYL: —¿Qué género literario es tu favorito y si todas tus novelas pertenecen a ese mismo género?
Merche M.: En general me da lo mismo el género a la hora de escoger lectura, depende mucho del estado de ánimo o si me ha llamado la atención por algún motivo. Me atrae más la forma de narrar del autor y si me enamora su visión de la historia. Mis novelas son variadas, porque me gusta la novedad: Ciencia ficción, suspense, romance y, todas ellas, tratan de temas sensibles —como los experimentos científicos con humanos, el robo de bebés y el maltrato en la infancia—.
AYL: —¿Te consideras una lectora compulsiva o solo escribes?
Merche M.: Soy una lectora inquieta. Me gustan varios escritores y de géneros muy variados, por ejemplo: Gabriel García Márquez y Paulo Coelho. Aunque, desde que mi hija me regaló un libro electrónico, me he aficionado a los autores independientes.
AYL: —¿Crees que es importante leer?
Merche M.: Es muy importante leer, como escritora y como persona. Todos tenemos la necesidad de enriquecernos, resolver dudas existenciales y la búsqueda de la verdad. 
AYL: —¿No te interesa publicar con alguna editorial? (En caso de no haberlo hecho, claro).
Merche M.: Me lo estoy pensando. Ser una autora independiente me ha abierto caminos y compañías fantásticas, pero, para qué nos vamos a engañar, no satisface el proyecto económico que pensaba en un principio. Es muy difícil que te conozcan los lectores que realmente compren tus libros.
AYL: —¿Pensaste en la posibilidad de traducir tus novelas al inglés o cualquier otro idioma?
Merche M.: Por supuesto, pero todavía no me he atrevido. Es un mundo por explorar. Aunque a veces pienso que, si no me leen en mi país, cómo lo van a hacer en otro distinto donde no me conocen. Ya veremos.  
AYL: —¿Qué se va a encontrar un lector a la hora de adquirir una novela de las tuyas?
Merche M.: Se encontrará con varias sorpresas: mi imaginación no tiene límites. Intento incluir diversidad en los personajes e historias que podrían ser auténticas en todos los sentidos, que traspasan la realidad, pero que podrían suceder. ¿Por qué no? dotadas de críticas y burlas hacia una sociedad que necesita un buen rapapolvo. Eso sí, que el amor venza siempre.
AYL: —¿Cómo definirías tus libros?
Merche M.: De aventuras, sobre todo. Pretendo entretener al lector y que pase un buen rato. Hacerle reflexionar sobre la conexión ente la ficción y la realidad. Hay una frase que me gusta mucho: Las casualidades no existen.
AYL: —¿Qué buscas como escritora?
Merche M.: Busco aprender todo lo que pueda e ilusionarme. Deseo que mi mensaje llegue a todos los lectores posibles y que disfruten con mis historias.
AYL: —¿Dónde podemos encontrar tus novelas?
Merche M.: En estos momentos, mis novelas están disponibles en Amazon https://t.co/5XQB7Jh1YH Para mis lectores más fieles, se los envío por correo, dedicado y sin costes de envío. Pueden encontrarme en  https://www.facebook.com/500merche o correo electrónico: Merche.maldonadomail.com.
AYL: —¿Qué hay que hacer para ser escritor?
Merche M.: Escribir, leer y escribir. Desde pequeña contaba con un diario donde componía versos, historias del día a día o mis inquietudes. Siempre he tenido una libreta o papeles sueltos en una caja. Las historias aparecen de la nada para quedarse. Un escritor intenta perpetuarlas en el tiempo.
AYL: —Cuéntanos algo de tus novelas.
Merche M.: Mi primera novela la publiqué en el Año 2016: «Odio la vainilla», la segunda versión en 2018, mejorando la portada y aspectos que los mismos lectores me indicaban en sus opiniones. Es romántica con toques dramáticos. En 2017: «La isla de Trébola», una novela de ciencia ficción muy especial para mí, con un final sorprendente. Y en el mismo año 2017: «El reflejo de la amapola», novela fantástica de intriga y suspense; además de participar en el libro solidario «Luces y sombras: antología de escritores amigos» https://bit.ly/2A6Kl8I.
AYL: —Proyectos para este año 2018 en cuanto a publicaciones.
Merche M.: Estoy terminando un nuevo reto, supongo que estará listo para agosto. Os adelanto que sorprenderá. He participado con un relato en el libro solidario «Que entre la  luz», libro solidario en beneficio de la vícitmas de la violencia de género y el maltrato infantil, editado por la La S. COOP PROUST. 
Pedidos a: antologiaderelatosvgeinfantil@gmail.com o teléfono: 652612641.
Mil gracias por el apoyo a esta causa.

Muchas gracias por la entrevista, Almas y Letras.
Merche Maldonado
Junio 2018



Laura Martín




AYL: —¿Qué te motivó a escribir y cuándo comenzaste?
LM: Pues, si he de ser sincera, quien me motivó a escribir fue mi marido. Siempre le hablé de mi deseo de hacerlo, de cómo de pequeña escribía mis historias en una libreta de muelle. Soy una persona muy insegura, lo reconozco, y necesitaba el empujón de alguien que me dijera: tú puedes hacer lo que te propongas. Y también, cómo no, necesitaba su colaboración para rascar ratos libres para poder hacerlo. Empecé cuando mi benjamín dormía la siesta, y mientras la primogénita estaba en la guardería. Necesitaba hacer algo útil, más allá de cambiar pañales y preparar papillas. Y no sé si escribir fue útil o no (mucha gente considera que no, que es una pérdida de tiempo todo aquello que no comporte beneficio económico), pero me sentí muy bien haciéndolo.
AYL: —¿Qué género literario es tu favorito y si todas tus novelas pertenecen a ese mismo género?
LM: No podría decir cuál es mi género favorito, leo casi de todo. Tengo temporadas que me da por la novela romántica, y otras que prefiero una buena historia de terror o suspense. Mi novela no puede considerarse ni de un género ni del otro, aunque se acerca más al romance. Mi pretensión fue hacer algo diferente y, a juzgar por los comentarios de algunas lectoras, lo he conseguido. Es una historia Young adult en un contexto de ciencia ficción.
AYL: —¿Te consideras una lectora compulsiva o solo escribes?
LM: Desde que escribo, leo mucho menos. Y, sin considerarme compulsiva, ante un buen libro confieso buscar  tiempo para leerlo hasta debajo de las piedras.
AYL: —¿Crees que es importante leer?
LM: Para mí, es muy importante. Estimula la imaginación, enseña vocabulario, hace pensar…
AYL: —¿No te interesa publicar con alguna editorial? (En caso de no haberlo hecho, claro).
LM: Interesarme, ¡claro que me interesa! Pero debe ser algo recíproco para que eso suceda y, por el momento, mi novela no interesa a las editoriales (a las tradicionales me refiero, porque propuestas de coedición sí he recibido). Las grandes editoriales solo publican en función de la salida comercial de las obras (independientemente de la calidad, que para eso ya tienen correctores que maquillen los fallos). En mi caso, ni tengo una cantidad de lectores sustanciosa, ni el género es de los más vendidos.
AYL: —¿Pensaste en la posibilidad de traducir tus novelas al inglés o cualquier otro idioma?
LM: Claro que sí, es algo que tengo pendiente. Creo que es una manera de abrirse camino y de que te tomen en serio. Lamentablemente, todo eso comporta una inversión económica (bueno, también hay traductores indies, pero eso conlleva un riesgo si no conoces la calidad de quien traduce) y, por el momento, solo reinvierto los beneficios (lo que quiere decir que es algo que estará pospuesto hasta los siglos de los siglos).
AYL: —¿Qué se va a encontrar un lector a la hora de adquirir una novela de las tuyas?
LM: Algo original, con un poco de todo, que les dará qué pensar. Toco temas morales que, sin pretender profundizar en aspectos filosóficos, creo que harán al lector cuestionarse ciertos aspectos de nuestra sociedad.
AYL: —¿Cómo definirías tus libros?
LM: Libros de ficción cercanos a lo cotidiano: con buenos imperfectos y villanos reales, humanos; una historia que cuenta las cosas sin hacer fundidos a negro cuando la trama se pone “caliente”; una narración que hace que uno se plantee qué haría en el lugar de los protagonistas.
AYL: —¿Qué buscas como escritora?
LM: Que me lean, así de simple. No busco un reconocimiento mundial (aunque tampoco le haría ascos ;)), pero sí me gustaría que mis libros fueran asequibles para cualquier tipo de público, y no solo para los lectores digitales de Amazon.
AYL: —¿Dónde podemos encontrar tus novelas?
LM: En Amazon, tanto en formato digital como en papel.
AYL: —¿Qué hay que hacer para ser escritor?
LM: Tener una buena historia y saber contarla. Después: paciencia, perseverancia y humildad.
AYL: —Cuéntanos algo de tu novela.
LM: Entre los nuestros es una novela distópica, es decir, una historia que se desarrolla en una sociedad caótica, a punto de la extinción. En ella encontraréis romance, pasión, y también la complejidad de las decisiones humanas, el significado de “yo soy yo y mi circunstancia” en estado puro.
AYL: —Proyectos para este año 2018 en cuanto a publicaciones.
LM: Mi intención es publicar la segunda parte de Entre los nuestros. Y, ahora que no me oye nadie, he empezado una novela de terror que me tiene muy ilusionada… Pero primero, satisfacer la curiosidad de aquellos que esperan el desenlace de mi ópera prima.

Muchas gracias por la entrevista, Almas y Letras.
Laura Martín
Junio 2018



José Losada



AYL: —¿Qué te motivó a escribir y cuándo comenzaste?
JLAntes de nada, he de decir que hace tiempo dejaron de entrevistarme porque me enrollo como las persianas. Mis entrevistas, los documentales de la 2 y el Diazepam, surten el mismo efecto. Más de una bloguera se quedó dormida y aún no ha despertado (desde entonces, por si las moscas, me obligan a prevenir).
Empecé a escribir a los doce años, y todo porque hablaba con las paredes. No me refiero a que estuviera y esté loco y me dedicara a entablar conversaciones con ladrillos apilados, sino a que nadie me hacía caso cuando hablaba. Un día a la semana o así, solía tener suerte y simplemente mi voz era ignorada, y entonces cerraba la boca sin remedio en vez de que me la cerraran, como acostumbraban a hacerme. Estaba solo, no tenía a nadie con quién jugar y mi cabeza ya se anteponía a lo que debería pensar un adolescente de esos años. Mi madre trabajaba hasta altas horas y, en vez de distraerme con otros niños porque no me aceptaban, me tocó ejercer de enfermero demasiado temprano para cuidar a mis abuelos (no es una queja, ya que ellos me recogieron cuando era un criajo y me cuidaron primero) por lo tanto, y como ya he contado en otras pocas entrevistas (prometo no enrollarme) creé un amigo a base de hojas en blanco y le di vida. Lo sigo utilizando cuando mi egoísmo y vagancia no prefieren las teclas del ordenador. Poco a poco le voy añadiendo hojas nuevas que paso a limpio. Siempre me deja hacer con él lo que quiera, aunque tache o escriba alguna palabra fuera de contexto; permite que me desahogue, y aunque a veces me pase con los personajes y acontecimientos de las historias, nunca me reprocha nada, solo se calla y aguanta. Visto así, parece que también me ignora y hablo con una pared, ¿cierto? Lo parece, pero una hoja en blanco es como una pared llena de grafitis, pintadas o frases: está ahí para mostrar arte, quejas y sentimientos. Fachadas que resaltan interiores incomprendidos…
AYL: —¿Qué género literario es tu favorito y si todas tus novelas pertenecen a ese mismo género?
JL: Me considero autor de terror, pero según mis dos lectores y medio (las madres siempre valen por dos) mis historias tienden a desesperar, no a aterrar. Me pasé años dando vida a una bruja encapuchada, pero nadie se acuerda de ella porque el bullying se la tragó; una anciana se comió a adolescentes traviesos, un Cristo bajó de la cruz y, entre otras muchas historias, los órganos de un cuerpo imperfecto terminaron por destruir al perfecto. Fantasmas, cadáveres, locos… Tengo más de diez o quince manuscritos guardados en un cajón, y alrededor de doscientos relatos (hace tiempo dejé de escribir relatos para centrarme únicamente en las novelas). De todo esto, un 2% pertenece al género romántico y a Santiago Bernal, mi seudónimo, el resto de novelas al terror: al terror de la realidad, que es lo que de verdad da miedo, ¿a que sí?
En cuanto a la pregunta de qué género es mi favorito, pues… Quizá no tengo. Llevo años leyendo a autores, no novelas. Mi ritmo de lectura ha bajado, pero he descubierto a grandes genios de la literatura que, por desgracia, aún no aparecen en escaparates ni tienen colas de vuelta y media a la manzana para dedicar sus obras a los fans (tiempo al tiempo).
AYL: —¿Te consideras una lectora compulsiva o solo escribes? 
JL: Ahora mismo escribo más que leo, y eso se merece una paliza. Cualquiera que pretenda ser escritor y diga esto, es para quemarle el libro nada más publicarlo. Un escritor no puede escribir sin leer, igual que un futbolista no puede jugar si no entrena, no hay más. No tiene discusión porque en esto no hay gris, solo blanco o negro. Las obras malas están escritas por lectores malos, porque para ser un buen escritor, primero hay que ser un buen lector, y eso se consigue desayunando, comiendo y cenando libros. Hasta hoy, aún no he dicho que sea escritor, simplemente me considero un creador de historias. Hay algo que digo también en todas las entrevistas, pero repetirlo es de vital importancia: escribir un libro no es ser escritor, al igual que no es más escritor el que publica que quien autopublica. Sigo en la Tierra, pero varios amigos y conocidos, a pesar de pisarla, se ven pululando por Marte, Júpiter o el planeta «Soy Lo Más», donde habita gente que ve superior por llevar dos comentaros a mayores. Para que se entienda: en literatura viene siendo algo parecido a un embarazo psicológico.
Todos tenemos nuestro lugar en el mundo (paciencia), y lamento decir que solo está en la Tierra.
AYL: —¿Crees que es importante leer? 
JL: Importante no, ¡importantísimo! Si alguien quiere ser escritor, no hay más remedio que dejarse los ojos leyendo libros, no tiene otra. Puedo suponer que el niño o niña que sueña con dedicarse a la interpretación ve películas hasta que se le queda la cabeza tan cuadrada como el televisor. Estudiará arte dramático pero ya tendrá en mente algún actor o actriz que le motive. Con los escritores pasa lo mismo. Si el escritor no lee, entonces se demuestra lo que he comentado antes: sacar un libro no significa ser escritor. Hay cantantes y cocineros que tienen libros y no son escritores, y escritores que sacan discos y cocinan y no son cantantes ni cocineros. Esos da igual que lean o no porque tienen otro oficio. El escritor tiene que leer tanto o más que escribir.
AYL: —¿No te interesa publicar con alguna editorial? (En caso de no haberlo hecho, claro).
JL: Mi primera novela salió a través de una editorial, pero la segunda quise probar y autopublicarla. Conozco gente que trata a los autopublicados como si tuvieran lepra o algún tipo de enfermedad contagiosa, o que según ellos, tener un libro autopublicado es una bajeza, un motivo de escándalo en la carrera de un escritor. Vuelvo a repetir que no es más valioso quien publica que quien autopublica. Hay tostones insoportables con un sello de pasta dura, y en cambio, auténticas maravillas de tapa blanda y sin editor de por medio. El que yo publicara con una editorial en su día lo considero suerte, digamos que abrieron mi correo al azar como podían haberlo hecho con otro de los doscientos que tuvieran. Me tocó como a quien le toca la lotería, pero no soy más que nadie. Tengo errores y una falta de ortografía abismal que pasé por alto (merezco otra paliza gorda). Eso significa que soy humano, por eso, tanto escritores como gente a la que nos gusta crear historias, pertenecemos al planeta Tierra, a la especie humana.
PD: He leído novelas autopublicadas que tienen menos errores que las de editorial, con eso lo digo todo.
AYL: —¿Pensaste en la posibilidad de traducir tus novelas al inglés o cualquier otro idioma? 
JL: Me levanto todos los días con la esperanza de que al menos me lean los que hablan mi idioma (solo hablo castellano, y lo llevo estudiando treinta y un años para, cada día, hablarlo un poco mejor), y si hay una crisis verdadera, esa es la literaria: los que escribimos nos salimos del mapa, pero las obras se hunden en los océanos…
Por supuesto que me encantaría que mis obras pudieran leerse en otros idiomas y que llegaran a otros países. Pero por tercera vez: sigo en la Tierra, jajajaja.
AYL: —¿Qué se va a encontrar un lector a la hora de adquirir una novela de las tuyas? 
JL: Prescindiendo de las de amor porque solo tengo cuatro o cinco relatos, y soy tan fiel al terror que no puedo ni poner los cuernos en ninguna de ellas, diré que sufrimiento, sobre todo eso. Me gustaría decir que miedo, que mucho miedo, pero dar miedo y hacer reír es lo más complicado que existe. Y si provocas risas cuando intentas que alguien se asuste, entonces date por jorobado (me advirtieron de que previniera sobre la somnolencia que provoco y que cuidara mi vocabulario, por eso hoy vengo de finolis). Escribo sobre enfermos mentales porque la psiquiatría es mi vida. Mezclo partes reales de gente que sufre con algún tema médico. Es raro no ver a algún doctor (sobre todo psiquiatra) en alguna de mis novelas o relatos; si no lleva bata blanca, viste uniforme rojo, con chaleco reflectante y dentro de un vehículo con rotativos y sirenas… Escribo esto y me emociono.
¿Alguna vez se os ha erizado el vello de los brazos al ver pasar una ambulancia? A mí me ocurre desde que ya no viajo en su interior. Las mantengo vivas dentro de mis historias.
AYL: —¿Cómo definirías tus libros? 
JL: Como historias donde se demuestra que la realidad supera a la ficción.
AYL: —¿Qué buscas como escritor? 
JL: Ayudar, ayudar a quienes sufren. Quiero que el lector caiga lágrimas si es necesario al identificarse con mis personajes, pero que después, que olvide la historia y sonría. Me gusta hacer sentir (creo que es lo que tiene que hacer un creador de historias si quiere llegar al lector. Contar historias es fácil, lo difícil es saber contarlas. Hay que saber llegar). Quiero que sienta, y si primero es dolor, que después sea tirantez en los labios al esbozar una sonrisa tan grande. La vida siempre sigue, con penas o alegrías.
AYL: —¿Dónde podemos encontrar tus novelas? 
JLAl borde de la locura puede adquirirse en la web de Ediciones Atlantis o contactando conmigo (las chicas pueden contactar conmigo siempre que quieran. Casi prefiero informar de mi soltería para ver si cae novia antes de que caiga libro), o en Amazon. Y El diario de un fracasado también pueden encontrarlo en Amazon, todavía solo en digital.
AYL: —¿Qué hay que hacer para ser escritor?
JL: Me ha venido bien explayarme en las preguntas anteriores para no dormir a nadie ahora, jajajaja. Hacer todo lo que he dicho anteriormente; eso y armarse de paciencia.
AYL: —Cuéntanos algo de tu novela. 
JLAl borde de la locura es la historia de un joven que quiere terminar con su vida arrojándose a la vía del tren. Está harto de no encontrar al amor de su vida, de estar solo y de que lo desprecien, por ello un día sale de casa directo a poner punto final a su existencia. Antes de que llegue a hacerlo, un hombre lo frena y, intentando entretenerlo para que cambie de idea y se replantee cometer esa locura, le lee relatos con una Tablet, historias que se asemejan al sufrimiento por el que pasa el chico.
El diario de un fracasado es una historia de bullying extremo, la vida de una persona que nace con un cuerpo dividido entre dos sexos: aparentemente es un niño pero tiene senos y genitales de bebé. Sus compañeros de colegio se ríen de él, lo acosan y agreden día a día; ve cómo su padre maltrata a su madre y tiene continuas pesadillas (esa bruja encapuchada con la que quise dar miedo y no lo conseguí). Es la vida de alguien a quien el mundo rechaza por ser diferente al resto de humanos.
AYL: —Proyectos para este año 2018 en cuanto a publicaciones. 
JL: Estoy intentando sacar El diario de un fracasado en papel, tengo pendiente publicar de una vez ese libro de relatos llamado Año de terror y, ahora mismo, estoy terminando la segunda parte de El diario de un fracasado, que si todo va bien, podrá leerse este otoño, y escribiendo otra llamada Cáncer. Santiago Bernal, aparte de ser el guardián de almas en El diario de un fracasado 2: La maldición del 3 de octubre, también anda por ahí con algún que otro proyecto moñas.

José Losada
Junio 2018

Comentarios